viernes, diciembre 10, 2004

Tuve un Jeep...


Los vehículos que más me gustan son los Jeeps. Hace años, cuando estaba por terminar la preparatoria, mi papá compró un Jeep Willys modelo '62. Toda una reliquia. Cuando conseguí mi licencia de manejo, mi papá me lo prestaba y era lo mejor que podía pasarle a un polluelo coquetón como yo ^_^ ... Lo mejor del Jeep es esa sensación de libertad que te da. Y además, tenía un rendimiento de una chica por kilómetro, jejejeje. De hecho ésta es una de las anécdotas que más recuerdo del Jeep: yo nunca fui afortunado con las chicas, y la escuela en que estudiaba estaba llena de chicas fresas. Una de estas chicas, que me conocía por que no tenia mas opción pues estabamos juntos en una materia, jamás me dirigio la palabra en la escuela, a menos que fuera estrictamente necesario (por ejemplo, cuando me copiaba alguna tarea) y resultó que casualmente, cuando manejaba mi Jeep, en un alto me reconoció y me llamo desde su auto y me dijo "eh! Roque, ¿verdad? ¿es tuyo?" "Sí -le dije- esta lindo, ¿no?" "¡Por supuesto! no sabía que tenías uno, qué emocionante... ¿cuándo me invitas a dar una vuelta?" Obviamente le dije que cuando quisiera y se puso la luz verde, nos sonreimos y seguimos nuestros caminos... Una cuadra más adelante, la gasolina se acabó. Como era una reliquia, los instrumentos no funcionaban y me olvidé de cargar gasolina esa mañana. Quedé varado a una tres cuadras de la gasolinera, así que se me ocurrió la brillante idea de empujarlo, era un modelo descubierto (no tenía capote) y no podía dejarlo ahí nomás a merced de mis compatriotas... Durante las dos primeras cuadras, la operación "pusha-tu-jeep" fue todo un éxito, pero la última cuadra, fue fatal... tenía pendiente y el Jeep empezó a rodar solo y ahí me tienen corriendo atrás de él, y finalmente lo detuvo una camión-tanque de agua. Mi adorado padre nunca me creyó que choque el Jeep empujándolo (creo que aún no me cree) y bueno, el castigo fue inminente: lo reparó, lo vendió y Roquecito volvió a ser el chico no interesante sin auto. Juro por la inmensidad del ciber-espacio que verdaderamente así fue como choqué el Jeep +_+ Algún día me compraré uno como el de la ilustración y será mi auto consentido y prometo invitar a dar un paseo a todos los que así lo quieran, especialmente a las chicas fresas de mi preparatoria... jajajajaja -_^"
Publicar un comentario